Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

sábado, 20 de enero de 2018

Cine 11: Sonrisas y Lágrimas

He querido empezar 2018 con un post sobre una de mis películas favoritas, y seguramente también lo sea para muchos de vosotros: 
Sonrisas y Lágrimas o The Sound of Music, rodada en la preciosa ciudad austríaca de Salzburgo y ganadora de 5 Óscars de la Academia.



Si no habéis estado os recomiendo mucho visitar esta bellísima ciudad, a tan sólo unas 3 horas en coche de Viena

Si bien es cierto que adquirió mayor popularidad al rodarse una película made in Hollywood en sus calles, no deja de tener su encanto. Sin ir más lejos, Mozart nació en una de sus casas (aún se conserva y se puede visitar), entre otras cosas.

Yo, personalmente, recuerdo con entrañable cariño un viaje familiar que hicimos hace años, precisamente a Viena y Salzburgo. Y nosotros esperamos poder ir muy pronto, ahora que tenemos a mi cuñada Mª Ángeles viviendo allí.

Investigando un poco acerca del film, me he topado con la noticia de que la actriz que protagonizó a la hermana mayor de la prole,  la guapísima Liesl, falleció hace año y medio, dejando un poco "huérfana" a esta gran familia cinematográfica; pues a pesar de haber sido compañeros de reparto, la amistad aún perdura y se siguen reuniendo de vez en cuando para conmemorar los puntales aniversarios de la película.




Y es que por más que nos resignemos, van pasando los años. Los actores/ actrices de entonces irremediablemente han envejecido también. Julie Andrews (María en la película) tiene ya 82 años. Contaba con 30 años cuando rodó la película.





¿Y qué puedo contarte de esta joya cinematográfica? Empecemos...

    Título: The Sound of Music (o Sonrisas y Lágrimas), 1965

    Dirección: Robert Wise (el mismo que dirigió West Side Story)

    Intérpretes: Julie Andrews, Christopher Plummer, Charmian Carr, entre otros

    Género: Musical/ Drama (basada en hechos reales)

Valores:

*** Vocación al Matrimonio

Al personaje de María la describen muy bien las monjas y postulantas en su diálogo cantado María al principio de la película: "es un ángel", "hace reír", "es un dolor de cabeza", "pero a veces es difícil..."  


"- Es una niña...", sentencia la Madre Superiora.




María es pura pasión. Pero tiene un defecto, según las hermanas, bastante grande: le cuesta acatar órdenes y suele llegar tarde a todo. Y esas razones les son suficientes para que María no permanezca en la abadía.

Se entretiene en las montañas, dejando volar su imaginación y cantando The sound of music. Parece estar hecha de otra pasta; y por eso le hacen ver a la Madre Superiora sus distintos puntos de vista.


Pensando en lo mejor para María, la Madre decide encargarle durante una temporada un trabajo lejos de las paredes de la abadía: ser la institutriz de 7 hermanos, que recientemente han perdido a su madre. El padre, viudo, un apuesto capitán de la antigua Marina Imperial austríaca, necesita a una persona que los cuide.


Al principio María se revela, pero luego asume que si ésa es la voluntad de Dios...
María tiene otra vocación, no inferior, sino distinta. Pero esto lo averiguará un poco más adelante. Ella, aunque resignada, obedece.


*** Afectividad

Los niños se revelan con las institutrices porque tienen falta de afecto y trato con su padre; especialmente después de haber perdido a su madre. Así se lo confiesan a María cuando ésta se los lleva de paseo por la ciudad: "es la forma en que él (su padre) se fije en nosotros".

No es una buena forma de hacerle ver al padre que reclaman cariño a base de continuas llamadas de atención. Pero María es comprensiva.

Suele pasar cuando hay problemas de afecto. Los niños piden a gritos un abrazo, una charla con su padre, poder manifestar sus emociones (por ejemplo, la tristeza de haber perdido recientemente a su progenitora; y por tanto llorar).
Pero es difícil lidiar con una familia así cuando a la pregunta de María sobre qué problema tienen los pequeños el capitán Von Trapp responde: "no es problema de los niños, sino de las institutrices".

En esa casa se funciona a toque de pito (y nunca mejor dicho). El padre los educa bajo órdenes de mando y autoridad. No hay juegos, no hay música. No hay nada que le recuerde a su mujer. 



Pero María, acostumbrada a transgredir reglas, no se conforma con eso. Para ella los niños deben jugar, salir al aire libre, reír, cantar, cansarse... Prueba de ello son las salidas a la ciudad con trajes hechos a base de unas antiguas cortinas de su cuarto, aprovechando que el capitán está ausente. "Su ropa de juegos" la llama ella. Pero el ama de llaves la advierte: "en casa del capitán Von Trapp los niños no juegan, desfilan".
Para María, los uniformes que llevan los niños son "camisas de fuerza"- tal y como le sugiere al capitán Von Trapp en una de sus discusiones.




Entre éstas, María descubre cuál es su papel en esta familia: preparar a estos 7 niños a recibir con afecto a la futura esposa del capitán Von Trapp, la baronesa Schroeder, que se convertiría en su nueva madre.

*** La importancia del juego en los niños: el asombro, el aire libre, el ocio... y la música


Aprovechando que el capitán tiene que viajar constantemente a Viena para conocer a la baronesa Shroeder, de la que parece se está enamorando, María aprovecha el tiempo con los niños, malacostumbrados a estar dentro de casa, con horarios y normas estrictas que cumplir.





Les enseña a cantar, siempre acompañando las canciones con su guitarra, y se descubren unas hermosas voces Do, Re, Mi

*** Cometer errores es sano. Se aprende y se vuelve a empezar


Bonito el gesto entre María y Gretl, la hija pequeña. Cuando juegan a pasarse tomates en el mercado del pueblo, a Gretl se le cae uno sin querer. Se espera la gran bronca, pero María le hace ver, con un simpático gesto y su mirada, que no pasa nada, que cometer errores es clave para aprender.





*** Vale la pena entretenerse en distinguir los distintos tipos de amor entre varios de los protagonistas:


- Lisel & Rolf:


Es un amor inmaduro. Ella quiere ser mayor, pero Rolf la frena y le dice que calma, que es muy joven aún. Entonces cantan esa bonita canción de Sixteen going on seventeen.
Podríamos decir que están en la fase primitiva del amor, la del enamoramiento (aunque a él se lo ve mucho más maduro y racional que a ella, que es mucho más infantil e inocente).
Hay un cambio drástico en la actitud de Rolf hacia Liesl en cuanto se une al régimen nazi. De pronto es como si olvidase lo que siente por ella y sólo prime la "lavada de cerebro" que propició Hitler a los jóvenes de aquella época. Y, para más inri, el capitán Von Trapp (padre de Liesl) es antinazismo y, por tanto, muy austríaco.




- Capitán & Baronesa:


Es un amor en otra fase mucho más avanzada. Amor maduro. No sólo por la edad. Ya no se andan con rodeos. Ella tiene dinero y él esta triste por la pérdida de su esposa y es su "salvadora", como la llama en el film. 

Ella tiene la sensación de tener que sentirse aprobada (por los hijos, está claro). Le confiesa al tío Max, un gran amigo de ambos, que existen unos maravillosos colegios llamados internados para tener a los niños lejos de ella.




La baronesa se da cuenta de lo que empieza a surgir entre el capitán y María y siente celos.

Entre éstas, sugiere dar una fiesta para que se conozcan los amigos de ambos.



El día de la fiesta, después del precioso y espontáneo baile entre María y el capitán (el cuál la baronesa atisba a observar desde lo lejos), la baronesa la encuentra en su cuarto y la hace sentir mal por esas primeras chispas que han surgido entre ambos. A lo que ella responde con una "huída" a la abadía donde se siente, en parte, protegida.


- Capitán & María:


Es mucho más interesante ver las fases del amor en la relación entre el capitán y María.

Al principio, surge primero una relación básicamente laboral: ella es la institutriz de sus hijos y él está entretenido cortejando a la baronesa.


Pero gracias a la transgresión de normas por parte de María y del regreso de la música a la casa, el capitán se da cuenta de todo lo que está haciendo por su familia. Hecho que queda plasmado cuando, después de la excursión en barca por el lago de la casa cayendo todos al agua y, después de una fuerte discusión entre ambos, habiendo decidido que María se vuelva a la abadía, el capitán escucha de fondo cantar a sus hijos. Ahí se da el punto de inflexión en su relación: él se da cuenta de lo "alejado" que ha estado de sus hijos cuando más lo necesitaban y ella comprende por fin los planes que tenía Dios para ella. 

El capitán le pide disculpas: "le ruego que me perdone" (el perdón).



Entre distintas actuaciones para contentar a la baronesa, como la de los títeres o la de Edelweiss, va alimentándose esa chispa entre ellos. Empiezan a enamorarse. Esas miradas lo dicen todo.



No me puede gustar más el Vals que bailan juntos durante la fiesta que han organizado en honor a la baronesa. Es un Vals estilo folk típico austríaco: el Laender.

En el siguiente enlace puedes ver el fotograma de la película: Vals Laender bailado por María y el Capitán Von Trapp. ¡Una delicia!



Pasada la fiesta con la actuación de los niños So long farewell, y los "consejos" de la baronesa, María huye en busca de su "refugio": su abadía.


(Hago un breve parón para seguir el hilo de la película)


*** 

Confidente espiritual

Al principio María sólo quiere rezar. Permanece callada. Ninguna de las hermanas comprende qué puede haber ocurrido a María, tan vital y alegre. Menos aún la Madre Superiora. Pero cansada de esperar la iniciativa de María, la llama a su presencia.




Me gusta la frase que le comenta la Madre: "María, esta abadía no se construyó para evadir problemas. Los problemas hay que afrontarlos. Tienes que vivir la vida para la que naciste.

María le abre su corazón a su gran confidente y le transmite el afecto que siente por el capitán; algo que ella nunca antes había experimentado: el amor humano. Se siente muy confundida. A lo que la Madre le responde con esta bellísima canción: Climb every mountain


Le hace ver a María que se puede querer tanto al Señor también en el amor humano


***


Continuamos...


*** Toma de grandes decisiones


A su regreso, contenta de la conversación con la abadesa, toma la decisión de volver y permitir florecer ese primer atisbo de amor que siente por el capitán.


Los niños se sienten muy confusos con la marcha de María, sin despedirse de ellos, y tratan de cantar otro tema de la película: My favourite things que la misma María les enseñó durante una noche de fuerte tormenta en la que se sintieron asustados. De pronto se oye su voz a lo lejos y ellos acuden alegres a su encuentro. Entre la emoción del momento informan a María de que su padre va a casarse con la baronesa.




Ella entonces comprende porqué la baronesa la apartó de su lado. Aun y así, es elegante y los felicita. Y decide que se quedará hasta que encuentren otra institutriz.


Esa noche es la gran noche. Y en la que la película cogerá un nuevo rumbo. 


María se siente frustrada y pasea por el jardín de la casa sin poder conciliar el sueño. Desde lo alto, en uno de los balcones, dos ojos la observan: son los del capitán. Pero al momento aparece la baronesa, quien se da perfectamente cuenta de lo que sucede, y trata de recuperar al capitán despistándolo con los regalos de bodas, etc. Pero todo es en vano. El capitán toma las riendas y le dice que no siga por ahí, que lo de ellos no puede ser. A lo que ella, antes de despedirse, le dice: "hay alguien por ahí fuera que sospecho no será monja", ante la sorpresa del capitán. Ella le confiesa que necesita a alguien que "la necesite desesperadamente, o que necesite desesperadamente su dinero". Y, elegantemente le dice adiós. 


El capitán va al encuentro de María. Quiere saber exactamente porqué abandonó la casa sin despedirse (dejó una nota) y porqué ha decidido regresar. 

María pone de excusa que echaba de menos a los niños... Pero el capitán va más al fondo, quiere saber si realmente ella lo ama. Le comenta que ha roto su compromiso con la baronesa: "no puedes casarte si estás enamorado de otra persona". Ella, entonces, comprende y se abrazan, cantando a dúo esa romántica canción de Something Good.




Una de las etapas más bonitas del noviazgo (aunque corto en este caso; al menos en la película no queda reflejada la duración y la siguiente escena ya son las campanadas de la boda) es ese momento en que se formaliza la relación y surgen las primeras confidencias de novios: en qué momento uno se empezó a enamorar y en qué otro momento lo hizo la otra persona. Y surgen, espontáneas, las primeras muestras de afecto: caminar juntos de la mano, el primer beso...

*** El Sacramento del Matrimonio vs el celibato




Bonita escena cuando María, vestida ya de novia, dice adiós a su anterior vida para iniciar una mejor para ella. El Matrimonio es también una llamada, una vocación. Y, en este caso, tal era la importancia que Dios le dio, que la elevó a Sacramento.

El celibato por amor a Dios, ya sea sacerdotal o a la vida religiosa, es de una gran envergadura y admirable: renunciar al amor humano por Dios. Pero tiene un aliciente: Dios nunca abandona.

En el Matrimonio el riesgo que se corre es mucho mayor: son dos personas libres (imperfectas) que se prometen amor para toda la vida.

*** Confidencias madre e hija


A su regreso del viaje de novios, María y su ya esposo, el capitán Von Trapp, tienen muchas ganas de ver a los niños.


María y Liesl comparten confidencias madre e hija por primera vez. Ella tiene 16 años y muchas preguntas acerca del amor.

A lo que María le responde con esta versión de Sixteen going on Seventeen, tratándole de explicar que para poder empezar una relación con un chico primero debe madurar un poco, y por tanto esperar.



Si el noviazgo es la antesala al Sacramento del Matrimonio, no es muy recomendable empezar a salir con un chico a edades muy tempranas.; ya que ello conlleva noviazgos de larga duración.
Esto no significa que la relación no pueda/vaya a funcionar. Es más, es decisión de cada pareja (sólo faltaría). Pero sí que es cierto que a mayor madurez mayor es la capacidad de uno para comprometerse para toda la vida.

*** Cantar por amor a la patria


A partir de aquí, después de la boda y al regreso de su viaje de novios, la película muestra la cara cruel de la invasión austríaca por parte de los nazis. El capitán recibe la misiva de incorporarse al regimiento del Führer, algo que él no comparte en absoluto y planea fugarse a Suiza, a través de las montañas, con su familia.


El momento perfecto es después de su actuación en el festival de cantores en el que los ha inscrito el tío Max. Reciben el primer premio, pero por más que el foco ilumine el arco de salida de los artistas no aparecen.




Los nazis, que han estado vigilando cada rincón del anfiteatro, no han tenido en cuenta su estrategia. Y han huido.
La primera parada la realizan en la abadía. No hay lugar más seguro para ellos.
Los buscan por todas partes, pero ellos permanecen escondidos bajo llave detrás de unas esculturas, hasta que son descubiertos por Rolf.

*** El desencanto en el amor


Liesl desenmascara a Rolf, que se ha alistado al III Reich y, después de una tensa conversación con el capitán dentro de la abadía, pistola en mano, éste avisa a los suyos para informarles de su escondite.




Ellos corren al coche para huir cuanto antes.

Las "hermanas" de María, entonces, confiesan su "pecado" a la Madre abadesa, mostrando las baterías de los coches nazi para impedir la persecución y salvar a la familia Trapp.

Y esta es mi pequeña aportación a esta gran película, considerada uno de los mejores musicales de todos los tiempos.

No dejes de verla si no la conocías, y mírala de nuevo (tal vez con nuevos ojos) si ya la has visto cientos de veces.

¡Hasta pronto!

10 comentarios:

  1. Una de mis pelis favoritas! Me ha encantado tu aportación. Qué recuerdos! También fue un viaje familiar cuando tenía unos 10 años y es precioso! Sin duda la mejor historia! Gracias por hacernosla recordar :-). Un beso Pilar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por leerme, Mercedes!
      Y qué gracia que coincidamos también en haber vivido un viaje de pequeñas.
      Un beso

      Eliminar
  2. Que delicia es leerte: es como volver a ver la película. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por leerme, Ana!
      Me alegra mucho saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  3. Que maravilla Pilar. La relación que haces de la Película con las variantes del amor.
    Que interesante y apasionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias La!
      ¡Me alegro que te haya gustado el enfoque que le he dado a la película y cómo he analizado las distintas relaciones entre algunos de los protagonistas!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Gracias Moni!
      Me ha hecho mucha ilusión tu comentario.
      Me alegra saber que te ha gustado.

      Eliminar