Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

jueves, 14 de diciembre de 2017

Un proyecto de 2+18: ¡¡Chema + Rosa... y 18 hijos!!

¡Aviso que éste va a ser uno de mis posts más extensos!: Son una familia extensa, la ocasión lo merece.

Hacía tiempo que quería escribir sobre ellos.

Un poco de introducción

Cuando trabajaba en una universidad de Barcelona, recuerdo parar el coche en el semáforo de Ganduxer con Paseo de La Bonanova y ver múltiples cabezas cruzando de la mano... 
¡Sí! ¡Eran los Postigo Pich! Me encantaba verlos... A veces, embobada, el semáforo se ponía en verde y recibía algún que otro bocinazo.

El pasado viernes estrenamos diciembre de la mano de la madre más madre probablemente del mundo: Rosa Pich-Aguilera... ¡¡¡y 18 hijos!!! Junto a Chema, su marido.

¡¡Un proyecto de 2+18!!

A mí personalmente esta familia siempre me había tenido asombrada: ¿Qué pasará en esta familia con tanta gente? ¿Cómo lo hacen para caber todos? ¿Es posible que estén todos tan bien educados? ¿Cómo se organizan? ¿Por qué siempre sonríen? Yo quería saber que se cocía entre bambalinas...
Entonces di con el libro que ha escrito Rosa y comprendí; y puse respuesta a las preguntas que se agolpaban en mi cabeza.

Hagamos un poco de recuento

Algunos de sus hijos han quedado de los primerísimos en un reciente cross de la ciudad. Por tanto, son deportistas. Comenta Rosa que sus hijos son niños muy activos y que cuando los ve movidos les dice "id a subir y bajar escaleras para cansaros un poco". Rosa, por su parte, juega a pádel una vez a la semana con amigas donde dice que "cojo fuerzas para llegar a casa preparada", porque dice "es importante que mamá tenga también su tiempo".

Otro de sus hijos, con una sonrisa que enamora, fue abanderado de su promoción del colegio el curso pasado, llevando con orgullo la bandera que cedió muy gustosamente a un compañero que iba en silla de ruedas. Mientras él lo llevaba alrededor de la pista de atletismo, el público no pudimos más que ponernos en pie y aplaudir. ¡Fue emocionante! 
Además este pasado verano ha estado en África colaborando en un proyecto en Kenya. Deduzco, pues, que son niños que viven el compañerismo y la generosidad. Y por lo que intuyo, debe ser muy buen amigo, porque al abanderado lo escogen los compañeros de clase y profesorado, si no me equivoco.

Las niñas mayores ayudan siempre que pueden en actividades de una asociación cultural de niñas. Por tanto, son generosas con su tiempo.

Deportistas, buenos compañeros y amigos, generosos... virtudes importantísimas para transmitir a los hijos, y esto no ha hecho  más que empezar.


¿Qué se cuece entre bambalinas?

Alrededor de una mesa redonda se cuecen las historias más familiares de los Postigo-Pich Aguilera, premiados en 2015 como La Familia Numerosa del año. 
¿Por qué una mesa redonda? "Porque así nos vemos todos las caras. Ves quién viene triste o quién viene contento. Son momentos muy familiares en los que todos hablan, y te cuentan del colegio. Y se les enseña a respetar el turno. A ser educados en la mesa".

Le pregunto, en plena tertulia, qué valor cree que es el más necesario para transmitir hoy en día a los hijos. Y me responde sin titubear: "Servicio. El darse a los demás. Salir de uno mismo".

También le pregunto por los menús en su casa, y me responde con total cercanía y simpatía que "sobretodo relax""Hay mamás que hacen menús súper equilibrados y muy pensados, bravo por ellas. Pero nosotros funcionamos de otra forma. A veces tiro de sopa de sobre y mucha pasta, que les llena mucho. Ya comen de forma equilibrada en el colegio. Las cenas, prácticas".

Asegura Rosa que hace "una compra al mes online, y pide que se la traigan a casa". Dice que "cuando llega la compra es una fiesta en casa". Y añade que "cuando se acaba se acabó y, si hace falta, se tira de latas hasta la próxima compra. Ya procuro ponerlo bonito". De esta forma enseña a sus hijos a no ser caprichosos.

Aquí os dejo con una entrevista que les hizo el diario El Mundo; muy interesante.

Hay dos veces al año que se reúnen en plan asamblea familiar para otorgar a cada uno su mejora de superación personal y su encargo. "Incluida mamá", apunta Rosa.
Nos cuenta a modo de anécdota que tiene un hijo que llora mucho y a éste le han puesto de mejora llorar solo 1 vez al día.

En cuanto a los encargos se basa en el dicho de "cada oveja con su pareja. Un mayor se ocupa de un pequeño; y mama supervisa". "Desde bien pequeños se pueden hacer la cama, ayudar a poner la mesa y muchas cosas más", afirma Rosa. "La casa es de todos. Todos colaboran".

Duermen en habitaciones con literas de hasta 4 alturas, intercaladas unas con otras. Una habitación para chicos y otra para chicas. Y nada de líos de sábanas. En casa Postigo usan esas sábanas tipo saco y así luego es más fácil hacerse la cama.


En cuanto a Dios, son católicos. Entre otras cosas, rezan el rosario en familia, entre el turno de comer de los pequeños y el de los mayores. El rosario es un arma poderosa, capaz de detener guerras. "La familia que reza unida permanece unida", afirma Rosa.

Os invito a seguir su blog Blog de Rosa o a seguir su cuenta de instagram Cuenta de IG de Rosa; donde explica muchas más anécdotas de su numerosa familia.


Fuente: abc La familia Postigo recibiendo el Premio

Y, por supuesto, os invito también a leer su libro, que os sorprenderá por su simpatía y descomplicación: "Cómo ser feliz con 1,2,3 hijos". Y ella añade "y pasárselo bomba".

Chema, su marido, decía que el libro era "como el hijo 19"; pues les ha dado mucho trabajo. Han viajado por los 5 continentes hablando del libro y dando cursos de orientación familiar a otras familias. El libro se ha traducido hasta al coreano y en castellano ya va por la 6ª edición.

La última foto en la que estaremos todos

15 días antes de la operación de marcapasos de Carmineta (*), estaba la familia en el colegio de los chicos pues era la Primera Comunión de uno de los pequeños.

- "Tenemos que hacer foto familiar. Va a ser la última foto que nos podamos hacer todos juntos"- afirmó la hermana mayor.

Y se dispusieron a buscar entre la gente a todos los hermanos desperdigados (cosa nada fácil) para poder hacerse la foto. Pero lo lograron.


La familia Postigo Pich-A. en la Comunión de uno de sus hijos

(*)"Carmi", como la conocían sus amigos, tenía apenas 22 años. Murió en el verano de 2012, precisamente a raíz de esta operación de marcapasos.
Como nos cuenta Rosa "me despedí de ella con un beso. Lo habitual. Yo me iba a trabajar y mi marido se quedó con ella. Pero me llamó Chema desde el hospital de que algo no iba bien".
"En principio nadie se muere por una operación de marcapasos, pero mi hija"- apunta Rosa- "tenía las venas como papel de fumar y los médicos no dieron a basto para controlar la hemorragia".
"Por supuesto a la salida ya teníamos a los abogados dispuestos a poner una denuncia al personal médico, pero no quisimos. Hicieron todo lo humanamente posible. Dios sabe más. Recibimos al cabo de unos días una carta de agradecimiento de parte del hospital que operó a Carmineta. Habían quedado asombrados por todo lo vivido aquellos días".

"Esos días", dice Rosa, "la gente que nos venía a ver y a despedirse de Carmineta decían haber tocado el Cielo. Pasaron por allí decenas de jóvenes, amigos,... Se lloraba, a la vez que se cantaban canciones con guitarras... Fue desgarrador a la vez que precioso".

Donaron su cuerpo a la ciencia: "Hemos dicho sí a la vida y a la ciencia", nos revela Rosa.

Se dice de Carmi que era una mujer "guapa (guapísima, a veces venía a jugar a casa con mis hermanas porque eran de la edad), tenaz, perseverante, vividora, buena amiga (incluso cuando tenía que dar algún toque), fiel, con corazón de madre, responsable..."


Carmineta en su perfil de Facebook

Jesús es muy bueno


Pero éste no ha sido el único mazazo que ha recibido la familia.
Recientemente el pater familias, Chema, falleció a causa de un cáncer de hígado muy agresivo. Un hombre buenísimo al que, desgraciadamente, conocía poco pero del que he oído hablar cosas maravillosas.

Coincidí con el matrimonio en un Congreso que organizaba FEPACE en Pamplona. Precisamente, Rosa y Chema se conocieron en uno de estos congresos. Los encontré muy pendientes de los que, novatos como yo, íbamos por primera vez a un congreso de estas características.
Sin apenas conocerlo, puedo afirmar que era un hombre entregado y comprometido en los colegios y clubs de sus hijos, en las múltiples conferencias que dio alrededor de España y el mundo entero para formar a otras familias, junto a Rosa.

"Antes de detectarle la enfermedad, en 4 meses recorrimos Corea, China, Bielorusia, Costa de Marfil, Portugal, Italia... para dar a conocer mi libro y formar a otras familias por medio de la Orientación Familiar".
"La educación es una ciencia. Y hay que aprenderla". ¿Cómo? "Leyendo y formándose", nos cuenta Rosa.

"Él ya tenía entonces el cáncer pero aún no lo habíamos detectado. Estaba muy cansado y cada vez más delgado. Había pasado hacía poco por el quirófano para dos operaciones de la espalda, que le había generado algún que otro problema durante su vida. Pero se quejaba poco", nos confiesa Rosa.
"Sí que en los últimos viajes recuerdo que él, agotado, se quedó en  alguna ocasión en el hotel y fui yo a dar la conferencia que nos habían pedido".

A su regreso no cesaron las visitas a médicos, pruebas, pero no daban con lo que tenía. Hasta que al fin, el peor de los pronósticos: un cáncer de hígado agresivo y le quedaban apenas dos semanas de vida.


Y entonces surgió espontáneamente esta foto que me encanta por cómo mira Chema a Rosa. Enamorado. Y es lo que en varias entrevistas que les han hecho  no cesaban de pronunciar: "lo más importante es que se quieran papá y mamá". Una imagen vale más que mil palabras... 


Foto de IG de la cuenta Comoserfelizcon1,2,3hijos

Como tips para los matrimonios que la escuchábamos absortos nos dijo:

  • Salir 1 vez al año solos. No hace falta hacer el gran viaje. Rosa recuerda una vez que se fueron a un hotel en la misma ciudad. La cuestión es salir y estar  solos para poder hablar, sin interferencias.
  • Cuidarse; o mejor dicho no descuidarse: hacer deporte, aseo personal...
  • La educación es una ciencia, lo que equivale a formacion: leer, formarse
  • Enamorarse de la vida de familia
  • Reírse cuando hay problemas es muy sano

Actualmente quedan Rosa y 15 hijos. Chema y Rosa, recien casados ya supieron lo que era el sufrimiento y el dolor de perder a dos criaturas. Los dos primeros murieron siendo pequeños por problemas de corazón: "en 4 meses enterramos a 2 hijos", afirma Rosa. Luego Carmineta... y ahora Chema.

"Pero no hay que tener miedo a la vida, a los hijos", exclama Rosa. En su libro afirma que lo más triste es la soledad. "La vida fértil de la mujer es muy corta. Hay que estar abierto a la vida, viviendo la paternidad responsable".

A ellos, los médicos les recomendaron no tener hijos. Primero murió el mayor, luego la segunda... Pero ellos decidieron que "en su cama no se metía nadie", "que era decision de ellos, como matrimonio". Y apostaron por un tercero, y un cuarto... y hoy viven 15. Y no todos tienen problemas de corazón. "La vida es muy larga para tener hijos. Los hijos son para siempre. Son un don y son de Dios. Nuestra misión como padres es que lleguen al Cielo".

Un amigo de la familia, cuando se enteró de lo ocurrido a Chema, acudió a visitarlo enseguida; pero Rosa lo frenó: "vaya p.... Otra vez a vosotros no"- decía desesperado. Rosa lo tranquilizó como pudo, pues Chema lo que menos necesitaba era desánimo a su alrededor.

Chema quiso despedirse de cada uno con estas palabras: "Jesús es muy bueno. Nos quiere mucho. Nos quiere junto a Él". Entre lágrimas también cabe el sentido del humor. Uno de los hijos dijo que fueran pasando un cubo donde poner todas las lágrimas.

Cuando Rosa publicó la enfermedad de su marido en Instagram obtuvo 2,5 millones de visitas; la red se llenó de rezos y ánimos a esta gran familia. Y en cierto modo, Rosa y los niños, sintieron todo el cariño de tantísima gente que, aun sin conocerles, rezaba por Chema. Primero de los más allegados y  conocidos, que eran muchos dada la gran cantidad de viajes que habían realizado, eso sin contar a todos los que se habían sentado alguna vez en la "mesa redonda" de los Postigo (son una familia de puertas hacia afuera). Y, después, los demás que vía Instagram, WhatsApp o cualquier otro medio recibían la noticia al instante de "echar un rezo por Chema".

El funeral fue masivo, en Barcelona. Algunos medios lo cifran en torno a 6000 personas.

La Basílica de Santa María del Mar estaba a rebosar

Me dice Rosa que Chema ya está "haciendo de las suyas" en el Cielo y está ayudando a más de una familia en algún asunto.

Le pregunto vía mail, en exclusiva para esta entrevista, dos cosas que me habían quedado en el tintero:

- Rosa, seguro que eres consciente de la difusión y trascendencia que ha tenido la marcha de tu marido... De hecho ha supuesto un acicate para muchas familias, ¿Cómo ves este hecho?

"La muerte de Chema ha sido muy dura y sigue siéndolo, no entendemos pues nuestra inteligencia humana es limitada... Dios sabe más... Sí que es verdad que la marcha al Cielo ha sido como una explosión. Acaba de salir, la semana pasada, un libro de mi cuñado "La carta a mi hermano Chema que no llegue a escribir" de Miguel Postigo. Creo que va a ayudar a muchas personas que están pasando un mal momento o tienen muchas dificultades... Pues mi marido en su propia carne pasó mucho... A veces no entendemos los planes de Dios".

- Estarás de acuerdo en que a muchos les cuesta especialmente la aceptación del tránsito, ¿cuál ha sido tu secreto para, en medio de tanto dolor, llevarlo con tanta elegancia y alegría?

"Ante el dolor o la cruz tienes dos opciones: o desesperarte o luchar con la ayuda de Dios y salir hacia adelante con esperanza. Dios nos ha creado para que seamos felices aquí en la tierra".


¡¡Pues adelante familia Postigo!!

Y muchas gracias Rosa por atenderme y por la bonita charla que nos dedicaste el otro día.

2 comentarios: