Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

martes, 12 de julio de 2016

Una aureola para dos: el primer matrimonio santo (a la vez)

Hoy, 12 de julio, la Iglesia celebra por primera vez al matrimonio santo formado por Luis Martín y Celia Guérin, padres de Santa Teresita de Lisieux.

Fuente: www.preguntasantoral.es

Y otra novedad es que se celebra el día de su aniversario de boda, y no en la fecha de su fallecimiento.

Antiguamente ya se había canonizado a otros matrimonios; pero siempre en distintas ceremonias (en distintos años).

¿Qué importancia tiene este hecho en el S.XXI?

Que por fin los matrimonios tenemos un ejemplo (en este caso, dos) de cómo ser santo dada nuestra condición de casados.

El matrimonio es una verdadera vocación; donde entra en juego la santidad a través de la convivencia con el otro y el resto de la familia, la paternidad responsable, la sexualidad, la educación de los hijos... 
"Amar y respetar a otra persona en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, todos los días de mi vida".


Fuente: www.portalcarmelitano.org

De Luis y Celia podemos aprender mucho, de lo que me gustaría destacar:

- que fue un matrimonio piadoso y trabajador.

- su vida espiritual estaba anclada en Dios: iban a misa diaria, leían libros piadosos y rezaban el rosario.

- que fue un matrimonio generoso, trayendo al mundo a 9 hijos.

- Luis ayudaba en todo lo que podía a Celia en las tareas de los niños.

- Ambos sufren la pérdida de 5 hijos llevándolo con mucha serenidad y confianza en Dios.

- como muchos matrimonios de hoy en día, ambos trabajaban y, dada la crisis económica de la época, tuvieron que trasladarse de Alençon a Lisieux para salir adelante.

- trataban muy bien a sus empleados, pues para ambos era importante el valor de la persona humana.

- tenían una hija problemática, Leonina, con muy mal carácter. Ambos se dedicaron en cuerpo y alma a que mejorara su genio (a fecha de hoy también en proceso de santificación).

- aceptaron la vocación de los hijos con generosidad: las 5 hijas ingresaron en el convento, una de ellas Santa Teresita de Lisieux.

- Celia se abandonó en Dios al contraer un cáncer, ofreciendo su sufrimiento por su marido e hijas; preparándose así para llegar al Cielo.

Aquí tienes la oración por su intercesión:

Oración a los Santos Louis Martin y Zélie Guérin

Dios de eterno amor, nos has dado en los esposos Luis y Celia Martín un hermoso ejemplo de santidad vivida en el matrimonio. Los dos conservaron su fe y su esperanza en medio de los trabajos y dificultades de la vida, y educaron a sus hijos para que llegaran a ser santos. Te pedimos nos concedas vivir la vocación matrimonial como ellos y poder llevar al Cielo a todas nuestras familias.

Así que hoy a pedirles muchas cosas.

2 comentarios: