Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

miércoles, 25 de mayo de 2016

Mi vecina "se-mete-en-todo"

Salgo con los tres de casa como puedo (eso de que no haya rampa para el carrito es toda una odisea en pleno siglo XXI).

Nos plantamos en la calle bien juntos, unos de otros, que esto de que pasen coches no lo llevo nada bien.

Y de pronto una vecina me hace señas como para saludarme. Viene con sus tres perros ¡tres! (y no, no tengo nada en contra de los perros).

José Mota en su papel de vieja'l visillo

Cuando llego a su altura me interpela con un "Tú no te aburres"; con más rintintín que otra cosa.

Yo - ¿aburrirme?. Pues la verdad es que no me aburro. Es más, no tengo tiempo para aburrirme: tres niños son tres niños. Por algo somos ya considerados como familia numerosa.

Ella - Hija, pero ¿es que no tienes tele?

Yo - Sí tengo pero para ver lo que hay que ver... ¿Quién dice que el telediario tenga que ser de malas noticias? Porque alguna buena noticia habrá, digo yo.

Ella - Bueno, bueno. Ya pararás... que los niños generan muchos gastos y hay que dejar espacio en este mundo, que ya somos muchos.

Aquí mis ojos se abrieron como platos. Nos despedimos de ella mientras conseguía salir de mi estado de shock.

Para empezar, usted tiene 3 perros, ¡TRES!. Ocupan, kilo arriba kilo abajo, el mismo espacio que mis hijos. Y los niños al menos, cuando sean mayores, pagarán SUS pensiones.

Si vuelvo a encontrármela le comentaré esta noticia impactante de que en España faltan 719 niños diarios para el reemplazo generacional.

Se está convirtiendo en un país de viejos. Hay que cambiar esta manera de pensar. Faltan niños y muchos.

Vecina: Con un simple ¡enhorabuena! o ¡gracias! bastaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario