Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

sábado, 21 de noviembre de 2015

¿Grupo de whatsapp de madres? ¡Si quieres, sí!

Hace unos años, antes de la era tecnológica, a la salida o entrada del colegio, se organizaban corrillos de padres y madres. En ellos, se hablaba de todo: desde el profesor de los hijos, las actividades extraescolares, los planes para el fin de semana, etc. 

Fuente: blogginzenith.zenithmedia.es

La vía de comunicación habitual entre el colegio y la familia, al no existir Internet, era el correo ordinario (para eventos de carácter importante: cenas, recogida de alimentos en la semana de la solidaridad, la fiesta de navidad o fin de curso) o notas que nos llevábamos los alumnos a casa (la hora del partido de los sábados, generalmente).

¿Ante cualquier duda? Se llamaba a casa de otras familias para verificar la información, o también al colegio.

Pero todo esto cambió radicalmente de la mano de Internet y los ordenadores, a finales de los 90; sustituyendo las cartas por e-mails.
En las fichas de inscripción de los colegios se tuvo que añadir una nueva columna en los excel: la del correo electrónico.
Es muy raro que, a fecha de hoy, haya familias en el colegio sin una dirección de mail.

Si ya nos parecía estar viviendo una verdadera revolución, en 2009 surgió una aplicación que nos simplificaría aún más la vida: el whatsapp.

- "¿simplificar?"- me diréis algunos - "¡Si es la locura. Entre los grupos de clase de cada uno de mis hijos, a ellos se suma el de las actividades extraescolares; eso sin contar con los que se crean por un cumpleaños y, paralelamente, el del regalo!"

Fuente: abc.es

Sin ser una experta en el ámbito de la comunicación, y menos aun de las nuevas tecnologías y aplicaciones, desde mi humilde experiencia como administradora de un grupo, creo que podré darte algunas pinceladas para "simplificar" este caos virtual.

(*) Dejo constancia de que mi grupo funciona muy bien y los "problemas" que expongo son fruto de conversaciones con otros padres y de poner sentido común. 


TIPOS DE GRUPOS DE WHATSAPP

- los que se crean y tienen una duración prolongada
- los que tienen una caducidad a corto plazo

Los de caducidad a corto plazo son los de cumpleaños, regalos, cenas, etc.
Como no tienen más misterio, tan solo apuntar que uno puede "abandonar el grupo" si no va a acudir al evento. Lo mismo hubiéramos hecho antes,  cuando se trataba de corrillos ¿o no?. Nos despedíamos amablemente con un: "bueno, os dejo que tengo cosas que hacer" y listo. En esto, lo mismo: "gracias, pero no voy a poder asistir". Y se abandona el grupo.

Los de duración prolongada suelen ser los grupos familiares, de amigos más afines, de las clases de tus hijos, etc. Son más complejos.

En los grupos familiares o amigos, como hay confianza, uno está a sus anchas. Dice cuánto quiere y cuándo quiere. Y si se hace "pelmazo", ya habrá alguien que le diga con más o menos tacto que pare de "molestar".

En los grupos de clase es donde a veces se pierde el objetivo para el que se creó.

Hace 3 años creé un grupo de whatsapp al ser la madre encargada de la clase de mi hijo mayor (entonces cursaba 1º de primaria).

¿Por qué? Me pareció una forma rápida de informar a las madres (porque, eso sí, sólo somos madres) sobre cualquier asunto relacionado con el colegio.

En septiembre me pareció correcto enviar un correo a las madres para informarlas, dándoles la libertad de escoger si querían o no pertenecer al grupo. Todas accedieron. Incluso una mamá que no disponía de la aplicación se unió más tarde.

ANTES QUE NADA, PEDIR PERMISO

Es de buenísima educación pedir permiso a los demás antes de incorporarles a un grupo de whatsapp. No todo el mundo se siente cómodo perteneciendo a uno nuevo; y eso se debería respetar.
A veces no se trata de un solo grupo, sino de la retahíla de grupos indefinidos que ya se tienen; y uno más puede ser un poco agobiante. Demasiada información, demasiados mensajes.
Así que siempre un privado antes de crear un grupo.


CADENAS DE REZOS, MERCADILLOS, CHISTES...



El primer año me sirvió para aprender el manejo de la aplicación. Al ser el primer curso, me pareció razonable informar a las madres de todo cuanto debían saber. Quizás demasiado. Pero siendo el primer año en un colegio nuevo creí que era lo mejor: cada domingo por la noche mandaba un recordatorio de las actividades de la semana que iba a empezar.
Reconozco que tal vez sobraban los emoticonos y agradecimientos, que ya se daban por supuesto.

El segundo año reduje considerablemente la información; además de que las madres ya nos encontrábamos como "pez en el agua" en el colegio.

Este año -el tercero- en el mail de bienvenida, dediqué un párrafo, como recordatorio, del uso del grupo de whatsapp: "uso exclusivo para cosas del colegio". Por tanto, no entraban anuncios de mercadillos de ropa, ni "cadenas de oración", ni vídeos o chistes graciosos.
Para todo este tipo de cosas, aunque es más pesado, se manda un privado.
Y si en algún momento había algún despiste lo mejor es avisar SIEMPRE por privado.

CRÍTICAS

Aunque en mi grupo nunca se han dado, son un tema importante.

Un grupo de clase NO es para criticar. Y menos aún al colegio. Pienso que la persona "administradora" del grupo debe cortar eso de raíz.
Lo escrito, escrito queda.
El procedimiento adecuado sería hablar del tema conflictivo con el tutor o, si el asunto es de gran envergadura, se llama al colegio y se pide por el subdirector de área, director...
Nunca correr la voz. Eso hace mucho daño: al colegio y a las personas implicadas.

OPINIONES (O CUANDO LOS NIÑOS ESTÁN EN POSESIÓN DE LA VERDAD)

Mejor no opinar por whatsapp, pues genera confusión en el resto de madres. Y menos aún hacer que nuestros hijos estén en posesión de la verdad.

Las conversaciones pueden ser así:
- "Fulanita me dice que mañana hay que llevar una cartulina roja al cole".
- "pues Menganita me dice que tiene que ser verde".
- "¿en serio? pues a mí la mía me dice que tiene que ser una hoja del color que se quiera".

Y así, esto puede convertirse en una serie de mensajes sin fin, en donde los niños son los dueños y señores de la palabra; a no ser que alguna madre sensata lo corte de raíz:
- "He escrito un mail a la profesora y me ha contestado que no tienen que traer nada".

Lo ideal para estos casos, en los que la falta de información genera confusión, es ponerse en contacto con la profesora o llamar al colegio.

Aunque, si son asuntos irrelevantes (como este de la cartulina), hay que perder el miedo a equivocarse y "creer" lo que nos digan los hijos. De esta forma pienso que se educa mucho más. Y si nuestro hijo se ha confundido, tampoco hay que dramatizar. En el fondo, si lo pensamos, la mayoría de las veces son tonterías.

ACTUAR DE "AGENDAS" o "SECRETARIAS" DE NUESTROS HIJOS

Otro tema en el que solemos caer las madres es actuar como "agendas" de los hijos. Y para eso, el whatsapp nos soluciona bastante la vida. A mí, la primera.

¿Que el niño se ha olvidado los libros? pues un whatsapp al grupo para que la primera que me lea mande la foto con los deberes.

¿Pasa algo? Pasar, no pasa nada. El niño acudirá al día siguiente con los deberes hechos. Pero nosotras sucumbiremos a sus ruegos las próximas veces y él no se hará responsable de sus cosas.

¿Qué sería lo ideal para que el niño aprendiera?
No utilizar el whatsapp para eso. Si ha descuidado los deberes pues no los hace. Al día siguiente, con la reprimenda del profesor, seguro que no se los vuelve a olvidar.  
¿O es que antes volvíamos con el coche al colegio para coger los deberes? 

Aunque nos duela, es preferible dejar que se equivoquen que hacer de ellos unos personajes dependientes de nosotras. Se acostumbrará a que le solucionemos la vida y eso a la larga traerá sus consecuencias: niños inseguros y poco responsables.

PERTENECER AL GRUPO PERO SIN RECIBIR NOTIFICACIONES

Hay temporadas en las que el grupo, por la razón que sea, esta más "animado" que otras. 
A veces, no niego que puede estresar.
Una opción que se puede hacer es "silenciar el grupo". De esta forma dejas de recibir notificaciones por el tiempo que escojas (1 año, 1 semana...)

ABANDONO DEL GRUPO

A pesar de todo lo dicho, NO ES OBLIGATORIO unirse a ningún grupo. Tenemos la libertad de irnos cuando queramos. Y el resto de integrantes no deberíamos extrañarnos de que alguien lo abandone. ¡Solo faltaría!

Aquí te dejo esta imagen cedida por una amiga (es de un folleto que se repartió a los padres encargados de curso del colegio de sus hijos).
Parte del contenido está extraído de la web www.solohijos.com

(pincha en la imagen para leer)

No hay comentarios:

Publicar un comentario