Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

miércoles, 26 de agosto de 2015

Email a Deborah Nucatola, de Planned Parenthood

Email enviado a Deborah Nucatola, de Planned Parenthood, protagonista de un vídeo que se ha hecho viral en las redes.

Enviado a: deborah.nucatola@ppfa.org



Apreciada Sra. Nucatola,

Antes que nada, decirle que lo de "apreciada" lo escribo a regañadientes y apenada. Pero soy educada.

No he podido permanecer callada ante tan despreciable vídeo que circula desde hace semanas por la red.

Pero, desgraciadamente para usted, escribo sobre la familia, cuyo origen está en la vida humana DESDE SU CONCEPCIÓN, así que soy contraria a toda actividad que atente contra el ser humano.

No pretendo convencerla. Extraño me parece que algo tan evidente pueda ser negado: como lo es la vida que late desde su inicio en esos bebés, en esas criaturas de Dios.

Lamento decirle que se ha delatado. Planned Parenthood y cualquier clínica abortista se han delatado: una vez más el dinero es lo que mueve el negocio.

Escudando sus argumentos en beneficio de la vida de la madre, ahora resulta que "eso que crece en el interior materno" es útil.

En realidad, no nos engañemos Sra. Nucatola, la vida de la mujer le importa un comino.
Pendiente de hacer el "crimen perfecto" para que los órganos queden intactos para su venta, a la mujer nadie la tiene en cuenta.

Es despreciable lo que se realiza en su empresa; al igual que es abominable la forma en que habla de un bebé como si de una mercancía se tratara.

La cultura del descarte, convertida ahora en la cultura del aprovechamiento y obtener un beneficio de ello: el dinero idolatrado como un dios.

Y como "señores del universo" se permiten la licencia de que ante un "aborto fallido" - es decir, que el bebé soporte tal atrocidad y siga (para sorpresa de ustedes) VIVIENDO- se cometa un asesinato en toda regla para volver una vez más a caer en las garras de la cultura del descarte.

Lo grave no es la falta a una ley estadounidense. Lo grave es que usted pueda beberse un vino hablando de estas atrocidades y no se atragante.

Atentamente,

4 comentarios:

  1. ole ole y ole que bien dicho!es lo q pensamos todos y lo has expresado fenomenal enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien te animo que vayas escribiendo me parece muy interesante y una realidad

    ResponderEliminar