Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

jueves, 6 de agosto de 2015

El amor según Henry Fonda

No puedo remediarlo. Soy una cinéfila sin medida; y precisamente ayer nos reíamos en casa de mis padres porque nos encanta recordar fragmentos enteros de películas y pasar un rato divertido.

Hace ya tiempo, en los primeros post, os recomendé un listado de 50 películas llenas de valores en torno al noviazgo, el Matrimonio o la familia. Aquí te lo he rescatado por si este verano quieres ver alguna de ellas.

La primera que os recomendé era Tuyos Míos y Nuestros, en inglés Yours, Mine & Ours´. Toma nota que es la de 1968 de Henry Fonda como actor principal y la divertida Lucille Ball (el remake que se hizo en 2005, a mi juicio, no la iguala en gags divertidos ni en valores).

Fuente: arcanoelio.blogspot.com.es 

Muy breve sinopsis:
Helen North (Lucille Ball), una viuda con ocho hijos, se enamora de Frank Beardsley (Henry Fonda), un oficial de la marina, también viudo y padre de diez hijos. Cuando Helen y Frank se casen tendrán que enfrentarse a la compleja vida diaria y a los problemas de logística que ocasiona tan gigantesca familia.

Momentos inolvidables para reír a gusto: la primera cita en el café irlandés o el "motín alcohólico" al que someten a Helen los hijos mayores de Frank.

Fuente: dcinehd.com 

Fuente: gentetraslasparedes.blogspot.com

Hemos oído frases épicas del séptimo arte como la de "Amar significa no tener que decir nunca lo siento" de Love Story (con la que no estoy de acuerdo; pues el amor "disculpa sin límites" y porque es humano decir "lo siento"). O el romántico "Play it again, Sam" de Humphrey Bogart en Casablanca, cuando Ingrid Bergman entra por la puerta del Rick's café.

Tambien el galán por antonomasia, Cary Grant, y la dulce Debora Kerr, en Tú y Yo, nos han dejado guiones románticos que han servido de guía para otros filmes más actuales como Algo para recordar (Tom Hanks y Meg Ryan). Siempre con el colosal Empire State como punto de encuentro.

Se acerca bastante este fragmento de El diario de Noah: “¿Y qué si no va a ser fácil? Va a ser muy difícil. Vamos a tener que trabajar en esto todos los días, pero quiero hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

Pero quiero detenerme en una escena espectacular de Tuyos, Míos y Nuestros; pues nunca antes en el cine se ha definido el amor como lo que realmente es.

Es entre Frank, el padre interpretado por Henry Fonda, y la hija mayor de los Beardsley, Colleen.

Fuente: fotograma de la película de 1968

Conversaciones así son las que debe haber entre padres e hijas. Para las hijas, por lo general, la figura masculina del padre les hablará mucho del marido que querrán en un futuro.

A mi entender, habiendo tantísima información al alcance de nuestros hijos más nos vale adelantarnos para hablarles del amor. No se debería esperar a que las niñas sean adolescentes y tengan novio; como en la película (aunque nunca es tarde).

Aquí tienes la toma que he rescatado de YouTube. (A partir del minuto 3.24; en versión original).

"La vida no es un capricho, es la lavadora, el dentista, la cocina y la carne picada en vez del solomillo. El amor no es acostarse juntos, sino levantarse juntos cada mañana plantándole cara al miserable y maravilloso mundo de cada día. Eso es lo que cuenta"

Y tú, ¿tienes alguna película en mente con alguna toma que hable del amor verdadero?

No hay comentarios:

Publicar un comentario