Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

lunes, 31 de agosto de 2015

"Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa"

Estos días de "aterrizaje", con las pilas ya cargadas para afrontar el nuevo curso, me ha dado por ordenar.

Empezar el nuevo curso con cada cosa en su sitio ayuda también a tener claridad de ideas y la cabeza despejada.

Al marcharnos de vacaciones, reconozco que con las prisas ordené y limpié (aunque más bien traté de esconder el desorden visual de mi alrededor) cerrando puertas y tapando cajas.

¿Conclusión?  Todo liado y los niños no saben a qué jugar.

Por si te puede ayudar, lo que he hecho ha sido lo siguiente:
- Bolsa de basura en mano; para tirar juguetes rotos
- Bolsa para donar juguetes en buen estado a Cáritas, ONG'S, mercadillos del colegio...
- y cajas de distintos tamaños (venden en Ikea e incluso en esas tiendas-bazar que tienen de todo.

(Si te ves con fuerzas, ya sería para nota separar los que pueden ser arreglados: atornillar algo, poner una pila...)

Fuente: IKEA, sistema Trofast

A groso modo, los juguetes de los pequeños se suelen dividir por:
- Construcciones de madera
- Cosas de parque: cubos, palas, rastrillos, figuras
- Lego
- Duplo (piezas más grandes)
- Playmobil
- Coches, parking, carreteras
- instrumentos
- trenes y vías
- disfraces
- peluches
- material: colores, rotus, bolis...
- juguetes bebé: sonajeros, cajas musicales, cubos, aros...
- muñecas y ropita
- cocinitas
- puzzles
- juegos de mesa
- cuentos

En función de tu esquema particular (y espacio), se puede marcar con un rotulador permanente o tiza cada caja; e incluso hacer un dibujo de lo que contiene cada una. De esta forma los niños recogerán mejor lo que desordenen.

Fuente: unapizcadehogar.com

¿Ventajas?
- Jugarán más y mejor
- Recogerán mejor, pues sabrán donde va cada juguete
- A la hora de comprarles algo nuevo, verás si realmente les hace falta o no
- Pondréis en práctica la solidaridad; compartiendo con los demás sus juguetes que ya no utilizan.

¡Ánimo con la vuelta!

viernes, 28 de agosto de 2015

¿La ideología de género? ¡en el aula!

Aún no han empezado las clases en ninguna universidad.
Incluso las guarderías y colegios, para desesperación de algunos padres que luchan por conciliar, permanecen cerradas.

Pero hay algo que ya está en primera fila de las aulas: su nombre es ideología de género.
(Aquí un video de Manif pour tous que te lo explica de forma rápida y fácil, por si no sabes lo que es).


Sí, ya está en boca de nuestros universitarios, de una forma sigilosa. Pero que mi radar detectó enseguida.

Todo empezó con una conversación por whatsapp  (si se le puede llamar conversación a eso) con un conocido universitario.

Él me decía más o menos esto: "Nos tenéis que educar (las chicas a los chicos, se refería) para no mirar mal (sexualmente) a las mujeres. "
En resumen, todo era cuestión de "feminizar" al hombre y "masculinizar" a la mujer.

¡Me quedé helada!

Y entonces me vino a la mente una conferencia de Benigno Blanco en la Universidad San Pablo CEU. Benigno ha sido el presidente del Foro de la Familia hasta hace unos meses, y quizás te resulte familiar porque ha sido la voz cantante en las manifestaciones en favor de la familia y por la vida que se han sucedido en España estos últimos años.
¡Un valiente de nuestro tiempo!

Habló brevemente de la "agenda de género" que hay en Europa. Y cómo a través del aborto y del ataque a la familia esta corriente de pensamiento va haciéndose un hueco en nuestra sociedad.

¿Y qué hacemos? ¿La igualdad de la que tanto se habla pasa por "masculinizar/feminizar"?

En absoluto.

El hombre NACE hombre. Y la mujer NACE mujer. Y dentro de que somos iguales en derechos y oportunidades, somos distintos fisiológica y psicológicamente. Eso es así.

Y por tanto, por responder a mi conocido: todo pasa por la educación de la voluntad.

En el hombre en educar su vista. Una cosa es ver, otra muy distinta es mirar.

Y en la mujer, sabiendo que posee un inmenso atractivo en los ojos de un hombre,  poniendo en alza su feminidad y elegancia sin caer en la frivolidad.

Fuente: El hombre tranquilo, John Ford (1952)

Ambos a la misma altura de la balanza, aportando las cualidades de cada uno al otro (sin caer en estereotipos; sabiendo que hay estudios que certifican cada psicología).

miércoles, 26 de agosto de 2015

Email a Deborah Nucatola, de Planned Parenthood

Email enviado a Deborah Nucatola, de Planned Parenthood, protagonista de un vídeo que se ha hecho viral en las redes.

Enviado a: deborah.nucatola@ppfa.org



Apreciada Sra. Nucatola,

Antes que nada, decirle que lo de "apreciada" lo escribo a regañadientes y apenada. Pero soy educada.

No he podido permanecer callada ante tan despreciable vídeo que circula desde hace semanas por la red.

Pero, desgraciadamente para usted, escribo sobre la familia, cuyo origen está en la vida humana DESDE SU CONCEPCIÓN, así que soy contraria a toda actividad que atente contra el ser humano.

No pretendo convencerla. Extraño me parece que algo tan evidente pueda ser negado: como lo es la vida que late desde su inicio en esos bebés, en esas criaturas de Dios.

Lamento decirle que se ha delatado. Planned Parenthood y cualquier clínica abortista se han delatado: una vez más el dinero es lo que mueve el negocio.

Escudando sus argumentos en beneficio de la vida de la madre, ahora resulta que "eso que crece en el interior materno" es útil.

En realidad, no nos engañemos Sra. Nucatola, la vida de la mujer le importa un comino.
Pendiente de hacer el "crimen perfecto" para que los órganos queden intactos para su venta, a la mujer nadie la tiene en cuenta.

Es despreciable lo que se realiza en su empresa; al igual que es abominable la forma en que habla de un bebé como si de una mercancía se tratara.

La cultura del descarte, convertida ahora en la cultura del aprovechamiento y obtener un beneficio de ello: el dinero idolatrado como un dios.

Y como "señores del universo" se permiten la licencia de que ante un "aborto fallido" - es decir, que el bebé soporte tal atrocidad y siga (para sorpresa de ustedes) VIVIENDO- se cometa un asesinato en toda regla para volver una vez más a caer en las garras de la cultura del descarte.

Lo grave no es la falta a una ley estadounidense. Lo grave es que usted pueda beberse un vino hablando de estas atrocidades y no se atragante.

Atentamente,

lunes, 24 de agosto de 2015

Las madres no tienen vacaciones

Después de casi un mes de vacaciones, el sábado pasado pusimos rumbo hacia Madrid, hacia casa.

Y mientras bajábamos de las montañas a la meseta central estuve intentando dar forma a este post.

Fuente: residencialcerdanya.com

Pero no voy a escribir sobre mí; sino sobre la madre de Jordi, Roser, y mi madre.

Yo, al fin y al cabo, aterrizo con mis maletas y mi familia en casa ajena y, aunque ayude en algo, estoy "de gorra".

Roser este verano ha estado convaleciente por una caída, y he podido captar la cantidad de cosas que tiene que pensar para que la casa funcione: los menús, llenar la despensa, la colada, el jardín, preparar las comidas y cenas, atender a los que llegan, despedir a los que se van...

No es que antes no me diera cuenta, sino que tal vez al estar ella de reposo he sido más consciente.

Todos hemos procurado ayudar y creo que en ningún momento ha estado sola; ¡la suerte de las familias numerosas!

¡Gracias Roser porque hemos pasado unos días fantásticos, a pesar de tu susto!

La siguiente parada fue en casa de mis padres; típica del valle ceretano, con sus paredes de piedra y tejados de pizarra.

Fuente: engelvoelkers.com

Si nunca habéis estado aquí os puedo asegurar que enamora los sentidos: los días de sol en los que el verde del campo resalta en todo su esplendor, y los días de tormenta en los que los nubarrones grises tapan todo el cielo y se divisan rayos perfectos que lo iluminan.

Fuente: gigapan.com

Entre plan y plan, alguien ha ido a la compra y se ha preocupado de llenar la nevera, de que estuviéramos a gusto, de atender a cada persona que ha venido a pasar unos días (ya fuera una cuñada o un futuro yerno), de quedarse en casa para cocinar por adelantado mientras los demás salíamos a pasear, de cuidar a los nietos mientras mi marido y yo pasábamos una noche fuera...

Ese alguien tiene un nombre: mi madre.

¡Gracias mamá porque te has dado de lleno! En ningún momento has pensado en ti o en lo que te apetecía, sino en lo que más nos pudiera apetecer a los demás. Así es tu forma natural de ser: detallista.

Éstas son las definiciones de ser madre.

Es un darse por entero, es un gastarse y renunciar a los propios gustos y apetencias por el bien de la familia.

Algunos lo llaman sacrificio; otros lo llaman amor.


domingo, 23 de agosto de 2015

El verano de los demás

Una vez más, el genial Jordi Labanda me hace reír y pensar con sus fantásticas ilustraciones que publica semanalmente en El Magazine de la Vanguardia.


"¡Las vacaciones de los demás siempre son mejores que las mías", piensa esta chica mientras ojea el móvil ante un entorno único y paradisíaco.

He aquí una triste realidad: el efecto negativo de las redes sociales. La comparación, la envidia, la apariencia (buscando ser lo que no somos, despertando en otros la absurda comparación y consecuente envidia).

Algunas consideraciones:

1. Las fotos de las redes sociales no transmiten la realidad. Las fotos son instantáneas; y lógicamente no se nos ocurre poner una foto en la que salgamos feos o pasando un mal rato.

2. No compararnos con el escaparate de "vidas" que tenemos en las redes. Lamentablemente, nuestra vida no será perfecta; ni siquiera nuestra familia, ni nuestro cónyuge. Ni tampoco la vida de los demás.

3. No hay vacaciones mejores ni peores. Ni tan siquiera perfectas. Está en la actitud de cada uno que sean de una determinada manera.
Y desde luego, ver cómo lo pasan los demás y entristecernos o compararnos es una pérdida de tiempo.

Distingo dos actitudes que he podido observar:

   - La actitud envidiosa de quien mira las fotos de otros y se compara (como la imagen de arriba)
 
   - La actitud afectivo-dependiente de quien cuelga fotos para ver cuantos "me gusta" logra y así sentirse querido (como en la imagen debajo de estas líneas).
"Mujer, no te lo tomes así... seguro que en septiembre 
consigues los 25.000 seguidores en Fb"

Ambas actitudes, en mi humilde opinión,  se deberían deshechar desde ya.

¿Por qué? Porque son enfermizas. Porque nos llevan a no disfrutar de NUESTRA vida al estar tan ocupados viendo la vida de los demás o mostrando la nuestra; como si de una pasarela se tratara.

¿Cómo lograrlo?
- Horario: Hacer lo que tenemos que hacer.
- Llenarnos los tiempos muertos de hobbies nuevos (¡hay tantos!). Hacer que nuestra vida sea atractiva está en la voluntad de cada uno.
- Leer y formarse sobre cualquier tema.

- "es que hay tal bombardeo de información, de fotos, de artículos buenos ... que no quiero que se me pase nada".

¿La clave? Ponerse un tiempo para mirar las nuevas publicaciones y aparcar el móvil conscientemente, e incluso verbalizarlo (-"ahora voy a cenar, lo dejo aquí en silencio")


De esta forma disfrutaremos más de cada momento.

(*) Todas las imágenes son del sitio web jordilabanda.com

sábado, 22 de agosto de 2015

¡Prepárate para celebrarlo todo!

Como buena catalana, no falla en la nevera un buen cava para sacarlo en el momento más oportuno (¿no eres de cava? pues unos mojitos, copas, cocacola sin cafeína para los niños).

La vida es dura, bien lo sabemos los que poco a poco vamos madurando y entrando en la edad adulta.
Por eso, qué importante es salirse a veces de la rutina y "hacer fiesta" de cualquier noticia.

Fuente: rac1.org

En familia, las celebraciones ya vienen dadas: bodas, Primeras Comuniones, bautizos, cumpleaños, santos ...

Y la sociedad, a través de los comercios, también nos anima a celebrar (a veces de forma un poco obligada, para generar más ingresos): día de la madre, del padre, de los abuelos, de los enamorados, de la Comunidad Autónoma, del Patrón, etc.

Pero las celebraciones a las que me refiero son muy diferentes. Se trata de hacer de la vida de familia una celebración. Cualquier acontecimiento vale:

- por un nuevo proyecto en el trabajo de papá
- porque hoy hace años le pedí a mamá que se casara conmigo
- porque se terminan las vacaciones y de paso se da las gracias por el curso vivido
- por la recuperación tras una larga enfermedad
- por la llegada de un nuevo hijo...

¡qué importantes son determinadas fechas en el calendario!

Mojitos caseros para celebrar 
el nuevo proyecto laboral de mi marido

Seguro que muchos de vosotros ya lo hacéis, pero existe una gran oferta de empresas que hacen calendarios personalizados. Anotad esas fechas que son únicas en vuestra familia: ¡Es vuestro proyecto de amor!: día que os presentaron, día que quedasteis por primera vez, día de la declaración, día del compromiso, etc.

Fuente: albumimpreso.com

No se trata de gastar. Se puede comprar una bebida especial, un postre distinto, hacer unos murales, preparar el desayuno en la cama,...

Y tampoco se trata de estar siempre de "juerga"; pero si de celebrar los hechos importantes como una forma de estar agradecidos a Dios por las buenas noticias.

¡Es de bien nacido ser agradecido!, dice el refrán popular.

Pues eso, a celebrarlo todo para pasarlo bien en familia.

Te dejo link a unas palabras del Papa sobre las fiestas en la familia (Aquí)

miércoles, 19 de agosto de 2015

Una carta en el buzón

Me he inspirado a escribir sobre esto viendo la emoción de mi hermana al comprobar que su novio le escribe CADA DÍA una carta.

Desde la aparición de Internet, se ha ido dejando de lado lo de escribir "a puño y letra".

Si todo sigue su curso- pues parece que las nuevas tecnologías son el futuro (incluso el tema ya está sobre la mesa en los despachos de dirección de varios colegios, en los que se quiere sustituir la libreta con margen y el "bic" por IPAD's)-, esta expresión tan castellana, escribir a puño y letra, dejará de tener su uso e irá a parar a la basura de la "Real Academia de las frases hechas".

Dado que el tiempo de aquí arriba, cerca de la Sierra del Cadí, parece haber dicho adiós al calor de hace unas semanas, nos hemos animado a escribir unas cartas y postales a algún amiguito del colegio y a familiares que viven lejos.


¿Valores?
- la espera: del que recibe la carta
- apertura del corazón: pues abres tu mundo interior a la otra persona
- nostalgia: al recordar buenos recuerdos vividos
- ilusión: al proponer proyectos en los que embarcarse juntos
- la buena escritura: con sus puntos y sus comas (cuantas veces tenemos que justificar un whatsapp enviado con la mejor intención y por culpa de una coma o el traductor se malinterpreta el mensaje)

Un mail está muy bien, por su inmediatez y "relativa" confidencialidad. Y lo mismo los whatsapp's o cualquier forma de comunicación.

Pero, ¿qué me dices de la delicia de una carta?

En el margen de arriba a la derecha, el lugar desde donde escribíamos seguido de la fecha, el tipo de letra (que tanto nos decía de aquella persona), las palabras escogidas con acierto (evitando tachones y chapuzas), buena ortografía, ...

Aún recuerdo las cartas que nos escribíamos con mi marido cuando éramos novios. Las guardo como oro en paño. Especialmente aquellas que nos intercambiamos cuando pasamos largas temporadas separados; él en Londres o yo en Boston.

Era un proceso precioso: desde encontrar una hoja en blanco y un boli que escribiera con soltura, hasta el momento y el lugar donde no ser interrumpidos para estar inspirados.

La segunda fase era comprar un sobre y un sello en el estanco de turno, anotando la dirección y el remite, y ya por último, buscar un buzón o ir directamente a una oficina de correos.

Para el que esperaba, era una emoción el paso de los días pensando cuándo llegaría. Hasta que, por fin, llegaba.

Después abrirla en un lugar alejados del ruido ambiental para tratar de meternos en esa caligrafía, en esas palabras, que no hacían más que acercarnos a pesar de los kilómetros y de haber un océano de por medio.

Y seguían las contestaciones de uno y otro lado hasta que nos volvíamos a ver.

En esos folios dejamos plasmadas nuestras ilusiones y proyectos en torno al Matrimonio y la familia que formaríamos, nuestra confianza y esperanza en Dios y mil y un temas que deseábamos compartir.

Con las nuevas tecnologías, se ha perdido el encanto de la espera, la prudencia a la hora de escribir y decir, la intimidad de las cosas que queremos guardar en nuestro interior y que sin querer, a veces, ventilamos a los cuatro vientos.

¿Miedo a los avances tecnológicos? Eso no.  Es la época que nos ha tocado vivir. Pero quizás sería interesante la creación de un código ético personal para hacer un buen uso y aprovecharnos de las muchas ventajas positivas.

lunes, 10 de agosto de 2015

Noches de tormenta, mañanas de caracoles

Hoy escribo desde los Pirineos; esa fantástica cordillera en la que las temperaturas del termómetro no suelen marcar, normalmente, los 25° en verano. Digo normalmente porque estos días la ola de calor ha alcanzado también a las cotas más altas, situándonos ayer cerca de los ¡¡34°!!.

Menos mal que, ayer por la tarde, la naturaleza nos obsequió con una de esas tormentas ruidosas y luminosas que terminaron por refrescar el ambiente.

En algún momento puntual, incluso, se nos fue la luz. Fue toda una odisea buscar cerillas, velas o cualquier otro cachivache para iluminar la casa.
De pronto alguien cayó que su "smartphone" tiene linterna. Asunto arreglado.

Muchos habréis podido comprobar que, aunque a nosotros nos pueda gustar un día de lluvia resguardados en casa (leyendo, viendo una peli o jugando al parchís) donde reina la mansedumbre, en los niños el efecto es a la inversa, volviéndolos un poco "alocados" por la sensación de claustrofobia al estar encerrados todo el día.

Pasada la tormenta llegó la calma. Y con ella un plan apto para padres desesperados y niños alborotados: "expedición en busca de caracoles".

La caja con los caracoles

Hora de comer

La preparación ha sido divertida. Hemos cogido unas cajas de zapatos, que los niños han agujereado, y las hemos llenado de hierba, pétalos y tomatitos.

Y ataviados con gorras, zapatillas y palos de excursión nos hemos dispuesto a salir de casa como si fuéramos a subir al Aneto.

En realidad, no hemos llegado a caminar más de 300m., pues mi hijo mayor al grito de "un caracooool" ha frenado a todo el pelotón.

En total hemos encontrado unos 15.

Y al llegar a casa el plan ha continuado con carreras de caracoles, ponerlos al sol para que salieran de su cascarón, darles de comer hojas de lechuga, ...

En definitiva, he comprobado que no es necesario gastar para pasarlo bien y que el simple hecho de la preparación ya hace pasar un rato divertido a toda la familia.

jueves, 6 de agosto de 2015

El amor según Henry Fonda

No puedo remediarlo. Soy una cinéfila sin medida; y precisamente ayer nos reíamos en casa de mis padres porque nos encanta recordar fragmentos enteros de películas y pasar un rato divertido.

Hace ya tiempo, en los primeros post, os recomendé un listado de 50 películas llenas de valores en torno al noviazgo, el Matrimonio o la familia. Aquí te lo he rescatado por si este verano quieres ver alguna de ellas.

La primera que os recomendé era Tuyos Míos y Nuestros, en inglés Yours, Mine & Ours´. Toma nota que es la de 1968 de Henry Fonda como actor principal y la divertida Lucille Ball (el remake que se hizo en 2005, a mi juicio, no la iguala en gags divertidos ni en valores).

Fuente: arcanoelio.blogspot.com.es 

Muy breve sinopsis:
Helen North (Lucille Ball), una viuda con ocho hijos, se enamora de Frank Beardsley (Henry Fonda), un oficial de la marina, también viudo y padre de diez hijos. Cuando Helen y Frank se casen tendrán que enfrentarse a la compleja vida diaria y a los problemas de logística que ocasiona tan gigantesca familia.

Momentos inolvidables para reír a gusto: la primera cita en el café irlandés o el "motín alcohólico" al que someten a Helen los hijos mayores de Frank.

Fuente: dcinehd.com 

Fuente: gentetraslasparedes.blogspot.com

Hemos oído frases épicas del séptimo arte como la de "Amar significa no tener que decir nunca lo siento" de Love Story (con la que no estoy de acuerdo; pues el amor "disculpa sin límites" y porque es humano decir "lo siento"). O el romántico "Play it again, Sam" de Humphrey Bogart en Casablanca, cuando Ingrid Bergman entra por la puerta del Rick's café.

Tambien el galán por antonomasia, Cary Grant, y la dulce Debora Kerr, en Tú y Yo, nos han dejado guiones románticos que han servido de guía para otros filmes más actuales como Algo para recordar (Tom Hanks y Meg Ryan). Siempre con el colosal Empire State como punto de encuentro.

Se acerca bastante este fragmento de El diario de Noah: “¿Y qué si no va a ser fácil? Va a ser muy difícil. Vamos a tener que trabajar en esto todos los días, pero quiero hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

Pero quiero detenerme en una escena espectacular de Tuyos, Míos y Nuestros; pues nunca antes en el cine se ha definido el amor como lo que realmente es.

Es entre Frank, el padre interpretado por Henry Fonda, y la hija mayor de los Beardsley, Colleen.

Fuente: fotograma de la película de 1968

Conversaciones así son las que debe haber entre padres e hijas. Para las hijas, por lo general, la figura masculina del padre les hablará mucho del marido que querrán en un futuro.

A mi entender, habiendo tantísima información al alcance de nuestros hijos más nos vale adelantarnos para hablarles del amor. No se debería esperar a que las niñas sean adolescentes y tengan novio; como en la película (aunque nunca es tarde).

Aquí tienes la toma que he rescatado de YouTube. (A partir del minuto 3.24; en versión original).

"La vida no es un capricho, es la lavadora, el dentista, la cocina y la carne picada en vez del solomillo. El amor no es acostarse juntos, sino levantarse juntos cada mañana plantándole cara al miserable y maravilloso mundo de cada día. Eso es lo que cuenta"

Y tú, ¿tienes alguna película en mente con alguna toma que hable del amor verdadero?