Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

miércoles, 29 de julio de 2015

Imagine

Más de 50 años nos separan de aquél "I have a dream" de Martin Luther King, y otros tantos de otro de los discursos más emblemáticos de la historia; en este caso de JFK "Así pues, compatriotas: preguntad, no qué puede hacer vuestro país por vosotros; preguntad qué podéis hacer vosotros por vuestro país".

También John Lennon nos hizo imaginar un mundo mejor con su "Imagine" de 1971.

Canciones y discursos cargados de mensajes positivos y buenas intenciones, que en su época fueron palabras escogidas con atino para movilizar a civilizaciones enteras.

Fuente: discursosparalahistoria.com

Y es de lo que va hoy este post: imaginar y soñar, pero también llevar a la acción. Podemos hacer mucho por nuestro país, como indicaba Kennedy; pero corresponde a los que gobiernan "hacer que sucedan" las propuestas.

Estas últimas semanas leo en diversos medios de comunicación la intención de equiparar nuestra jornada laboral al resto de Europa; propuesta que me parece fantástica por diversos motivos que me parece se relacionan entre sí y que detallaré más adelante.

Si fuéramos valientes en realizar este cambio, estudios detallan que ganaríamos en calidad de vida; sin contar con la productividad (aprovecharíamos mejor las horas).

Entonces sí se podría hablar de conciliación (y no esta especie de gincanas que realizamos los padres a diario, teniendo la sensación de no llegar a nada, y si llegamos lo hacemos agotados).

Muchos padres de familia podrían compaginar su horario con el escolar; y por tanto disfrutar más de los hijos.

Si consiguiéramos esta pequeña revolución, y si es verdad lo que dicen esos estudios, tendríamos familias más contentas y satisfechas. En el trabajo a darlo todo, y luego a disfrutar de los niños y emplear ese tiempo de calidad del que tanto se habla pero que queda la mayoría de las veces en palabras efímeras.

Otro asunto de gran importancia es "mimar" más a la familia. Y cuando digo "mimar" me refiero a darles más ayudas. Hemos de ver a cada nuevo ciudadano como un compatriota y no como una carga.

España, tienes países vecinos a los que imitar: Francia, Portugal.. han tomado ya medidas para poner freno al efecto invertido de la pirámide poblacional.

Se publicó en ABC el siguiente artículo que me parece interesante: aquí. Pero de nada sirve que se escriban artículos y quejas si no se hace nada.

No hace falta ser un gurú de la economía para entender esto:

                              Más ayudas a las familias; aumento de la natalidad; cambio lento pero progresivo de la pirámide poblacional

                              Cambio horario laboral; mayor productividad; más tiempo con los hijos; familias más felices


Supimos adaptarnos a la implantación del euro de un día para otro; e incluso nos hemos mentalizado de los efectos nocivos que tiene el tabaco. Con esto quiero decir que todo es cuestión de mentalizarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario