Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

lunes, 20 de julio de 2015

Secretos de mayores y regalos solidarios

Cuando los niños llegan a la edad de 7 años (aprox.) es bonito ver como poco a poco se van haciendo mayores.

Los dientes de leche van dejando paso a los dientes definitivos, van pegando pequeños estirones y empiezan a tener uso de razón.

Fuente: comprasvip.com

Probablemente muchos de ellos hagan a lo largo de ese curso escolar la Primera Comunión; que resulta todo un acontecimiento. No sólo en lo que socialmente se refiere (que también), sino porque recibir a Jesús sacramentado es el pistoletazo de salida hacia una vida de piedad más profunda.

Es bueno que a partir de estas edades empiecen a saber los "secretos de los mayores". Desde el tema de los Reyes Magos, pasando por el ratoncito Pérez y terminando por una buena conversación en materia sexual.

Como ya empiezan a entender mejor nuestro mundo, el mundo de los adultos (dentro de su madurez), qué mejor momento que hacerles comprender algunos valores para hacerles más sensibles a su entorno.

Fuente: mishelema.blogspot.com

Es divertido comentar con otros padres la "ajetreada vida social" que tienen estos pequeños. La gran mayoría de fines de semana que hay durante el curso están vetados por un sinfín de cumpleaños y planes de todo tipo que muchas veces superan con creces los que tenemos nosotros agendados.

Cualquier situación es una buena ocasión para educar. Y aprovechando esos cumpleaños pensaba en cómo transmitir a los hijos el valor de un regalo; en definitiva de darse a los demás y ser solidarios.

Pido prestada la idea a mi amiga Marta, que el día del cumpleaños de su hijo optó por sustituir el regalo conjunto (unirnos varias madres y hacer un solo regalo, para que el niño no reciba tropecientas  cosas) por una voluntaria aportación a una ONG para la que trabaja.

¿Ventajas? ¡Muchas!
- Oportunidad de enseñar a nuestros hijos el valor de la solidaridad
- Dar importancia a las personas no a las cosas
- Evitar un quebradero de cabeza a muchos padres que tienen que pensar un regalo
- Cada familia aporta la cantidad que buenamente pueda: 5€, 20€... Da lo mismo. Con las situaciones variopintas que existen hoy en día de esta forma no se fuerza a nadie a poner una cantidad concreta, que muchas veces puede ser desorbitada para su economía familiar.

Lo interesante de esto es el tiempo que se dedica al niño valorando a qué ONG va a ir destinado el regalo.

Salen a la luz temas como el estar agradecidos por la suerte que tienen de poder tener ciertas cosas que otros no tienen.

¡Esto es educar en la realidad!

Como ya comenté en un antiguo postCatherine L'Ecuyer ha sacado un fabuloso libro sobre Educar en el asombro.  Y ahora ha publicado otro sobre Educar en la realidad. ¡Muy recomendable como lectura para este verano!

No hay comentarios:

Publicar un comentario