Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

lunes, 15 de junio de 2015

Lo superfluo y lo importante en una boda

Como comentaba el Papa Francisco aquí, hoy en día prima mas lo social, la apariencia; quedando en segundo plano lo realmente importante: el momento del consentimiento de los novios.

Este momento es el momentazo. Un antes y un después. Antes eres soltero, después casado. Antes no perteneces a nadie, después eres exclusivamente del otro. (Aquí trabajo el interrogatorio y las palabras del consentimiento, que además de ser preciosas, encierran mucho significado en apenas una frase).

Todo, absolutamente todo lo demás es adorno de la fiesta. Ni las flores, ni el coro, ni el banquete, ni las fotos, ni la barra libre..., pueden compararse en importancia al gran momento que se celebra en apenas unos minutos: el del SÍ QUIERO.

Fuente: protocolo.org

Pondré un ejemplo en tono de humor para que estos conceptos queden más claros: 

Unos novios que están más preocupados en si servir Bogavante a las tres salsas o Pato a l'Orange en vez de dedicar un tiempo a leer y tratar de entender palabra por palabra el significado del consentimiento es que aún no han comprendido de qué va esto de casarse.

Como tampoco debe ser una competición la organización de una boda, para ver quién la hace más bonita, más original o quién se deja más dinero. ¿De qué nos sirve? Eso no es importante.
¿De qué sirve pagar el banquete en el hotel más caro de la ciudad si en el fondo de tu corazón sólo estás dispuest@ a serle fiel cuando las cosas funcionen? Mejor en un sitio más modesto pero que el SÍ sea SÍ, con todas sus consecuencias.

Fuente: vestido-de-boda.net

Hace poco pude oír de alguien muy sabio: "¡Bendita crisis, que nos pone a todos en nuestro sitio!". Es cierto. Con la crisis tenemos la excusa perfecta para no gastar más de lo necesario. Austeridad y elegancia no son incompatibles.

Por supuesto, queda desterrada la frase de "es que todo el mundo lo hace": "todo el mundo deja un detalle a cada invitado y yo no voy a ser menos", "está de moda tirar unos fuegos artificiales", ...

Pues ha llegado el momento de poner NUESTRA MODA, no lo que los grandes profesionales de las bodas nos quieran imponer: si te hace ilusión poner un detalle a cada invitado hazlo, pero que no sea porque "todo el mundo lo hace"; ¿me explico?

El ramo de novia se marchitará, el coro dejará de cantar, los invitados cada cual a su casa a descansar, el banquete se terminará, la barra libre se cerrará... y al cabo de unos días el viaje de novios llegará a su fin.  
¿Y qué queda? Tu elección para toda la vida. 

Prepárate bien, preparaos bien para ese instante: El importante.

2 comentarios:

  1. Qué razón tienes!! Me ha encantado el post! M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias misteriosa M...
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un besazo

      Eliminar