Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

viernes, 12 de junio de 2015

Cadena de favores

Somos seres humanos. Y como seres humanos nos debemos los unos a los otros para hacernos la vida más fácil y agradable. De ahí la palabra "human-izarse"; que no significa otra cosa que dulcificarse y comprender a los demás.

Fuente: didactalia.net

Hace un año aproximadamente, pude constatar la amabilidad que existe aún en muchas personas. Fue en un viaje que hice a Barcelona con motivo de la boda de una de mis mejores amigas.

Viajé con mi hijo pequeño, de apenas 6 meses, en avión.
Los viajes siempre me han gustado, pero desde que tengo hijos me doy cuenta que idealizo mucho y luego no es como yo había diseñado en mi cabeza.
Hay que estar abierto a todo tipo de contrariedades y obstáculos, y mucho más si los hijos son de corta edad. Y hacer mucho uso del sentido del humor, que es muy sano.

En mi caso particular, mi hijo de 6 meses venía con un buen equipaje (lo típico): carrito, bolsa, biberon, papilla, cereales, maleta, etc.

Después de todas estas peripecias necesarias cuando sales de viaje, llegar a la puerta de embarque y que notifiquen por megafonía que tu vuelo se atrasa, y no saben decirte cuándo saldrá, es para volver a casa y no salir.
Pero me armé de la poca paciencia que me quedaba y pensé en sentarme en una cafetería a esperar y darle el "potito" a mi hijo tranquilamente.

Nuevas peripecias: maleta, carrito, bandeja con un café que casi se me derrama...
Y de pronto una voz:  "¿cómo puedo ayudarte?"
No fue un ¡Espera, que te ayudo! que puede parecer un poco invasivo, sino "cómo", "de qué modo", "qué es lo que te va mejor para ti que estás en esta situación".

Me pareció un gesto encantador. El hombre, que estaba acompañado de su esposa, me aguantó la bandeja mientras su mujer le hacía carantoñas a mi peque. Y luego me acercaron todo a la mesa.
Curiosamente compartimos el mismo vuelo y no me dejaron sola un segundo. Les di las gracias varias veces, de corazón.

Son detalles. Insignificantes, pero grandes para el que los recibe.
De eso se trata, de hacer favores. De ser más humanos. De ser empáticos. De ponernos en el pellejo de los demás y no "ir a la nuestra"(*).

Me viene a la mente una canción muy pegadiza: "Sé galante" (Goin courtin´ ) y aquel momento en el que Gedeon le pregunta a Mily "¿Edu que?" en "7 novias para 7 hermanos" (Seven brides for seven brothers, 1954). Son siete hermanos (Gedeon, el pequeño) que no saben de educación ni buenos modales. Nadie les ha enseñado. Y Mily, convertida repentinamente en su cuñada, ejerce el papel de hermana mayor y se encarga de ello.

Fuente: article.wn.com

Si no habéis visto la película os la recomiendo. Es un filme musical para ver en familia, divertido y con un repertorio de canciones muy simpáticas.

Y es que falta educación de la buena. Hay que volver a poner de moda la galantería, la caballerosidad. No son cursilerías, son signos de buena educación.

Si nos entrenamos haciendo pequeños favores a los que tenemos cerca puede suceder lo que representa este vídeo que me pareció sencillamente genial.


Y toma nota de otra buena película con el nombre igual al de mi entrada "Cadena de favores" (Pay it forward') del año 2000. Trata el tema del que estamos hablando: un favor a varios, esos varios a otros, esos otros a otros... y así sucesivamente todos nos podemos beneficiar de un favor de alguien.

Dando y recibiendo podemos construir un mundo mejor y agradable para todos.


(*) Para mis lectores de fuera de España: "Ir a la nuestra" significa ir a nuestro rollo, estar tan metido en nuestros problemas que pasamos de los demas.

2 comentarios:

  1. que importante es la educacion en la familia! gracias Pilar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, anonimo!
      Si, dicen que el 99% de la educacion se da en casa. El otro 1% es el colegio, etc.
      Es una tarea importante que pienso no se debe dejar a la improvisacion.

      Eliminar