Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

domingo, 5 de abril de 2015

¿Sufrir y ser feliz? ¡Imposible!

El sufrimiento es algo que hoy en día se trata de evitar o suprimir a toda costa. Nos hemos malacostumbrado y aposentado en la sociedad del bienestar y del placer.

Y no nos damos cuenta que evitándolo o suprimiéndolo no es posible alcanzar la felicidad. Toda vida lleva consigo algo costoso, forma parte de la naturaleza humana.

Y he aquí que muchos razonarían... ¿Sufrir y amar? Amar sí, pero sin sufrir.


Fuente: fotolog.com

A eso no se le puede llamar amor. Pues amor y sufrimiento van unidos. Sería exactamente una especie de "disfrute pensando sólo en mí"; más conocido como egocentrismo. Y ese ego(centr)ísmo se ha disfrazado de distintas formas en nuestra sociedad, pareciendo aliviar nuestro sufrimiento inmediato con tal de conseguir un atisbo de felicidad caduco.

La felicidad es un estado duradero del alma, un cambio de actitud, una fuerza positiva que nos invade.

¿Y si tenemos problemas? ¿se puede ser feliz así? Desde luego todas las personas sufrientes merecen todo el cariño del mundo pues no es agradable sentirse mal: una enfermedad física o psíquica (sufrirla o verla sufrir en seres queridos), un contratiempo económico, la falta de trabajo, un tiempo difícil con el cónyuge o la familia, perder a alguien o cualquier trauma...

Claro que se puede ser feliz. No es necesario tener, ni tampoco recibir, ni estar sano, ni que nunca te pase nada desagradable. Ser feliz se decide cada día, es un acto de la voluntad. No es fácil y exige un entrenamiento.

Pienso que no ayudan mucho las redes sociales si nos quedamos en lo superficial de una foto que acabamos de compartir, donde nuestra felicidad parece depender del número de "likes" y comentarios que hemos recibido.

Ni siquiera ayuda un "tablón" pluscuamperfecto lleno de "pines" si sólo nos sirve para lamentarnos de que no hacemos fiestas de cumpleaños con millones de globos como no se sabe quién.

Y menos aún ojear alguna revista de decoración, donde todo está perfectamente nuevo, perfectamente decorado; y nos comparamos pensando que así de perfecta debería ser nuestra casa (inciso: si sirve para educar el gusto, bien!).

La felicidad no depende de, ni nos lleva a lamentarnos de, ni compararse con...

Los hogares de familia son para "vivirlos", no para que estén perfectos.
La manta del salón no debe estar perfectamente puesta en el apoyabrazos del sofá, sino envolviendo al hijo que ha pasado la noche con fiebre o dando confort mientras se ve una película.
Las fotos de la boda que no presidan sólo nuestra foto de perfil sino también nuestro salón o la entrada de casa. Así, si vienen tiempos difíciles, que nos ayuden a recordar el proyecto que iniciamos con tanta ilusión.

La felicidad no es sinónimo de perfección. Se puede ser feliz aún teniendo problemas de los gordos.

Un día como hoy, en el que los cristianos celebramos la Resurrección del Señor, es para estar feliz porque Él ha vencido todo sufrimiento del cuerpo, todo cansancio terreno, todo dolor físico para demostrar a los hombres que después de esta vida viene el Cielo; la felicidad absoluta.

Fuente: cristianos.com

Nos ha demostrado que amar y sufrir es posible.

10 comentarios:

  1. Una vez más, me ha ayudado tu punto de vista y tus palabras positivas!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Jaja gracias Montse!
      Tus interrogantes ya veo que pretenden ser aplausos! ;)

      Eliminar
  3. Qué bonito post! Ayuda a repensar mucho nuestra vida! Muchas gracias por tan bonitas palabras! Amar y sufrir... Disyuntivas de hoy en día muy bien aclaradas en tu artículo! Muy lindo!!!! Felicidades!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chily!
      Me alegro mucho que te guste!
      Nos vemos por el cole!

      Eliminar
  4. Muy bien escrito Pilar! una vez más felicidades por tus buenos posts que nos hacen "tocar con los pies en la tierra" y poner el corazón en lo que de verdad importa. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana!
      Lo mejor de escribir es ver que sirve para otros.
      Bss

      Eliminar
  5. Leticia Aragonés7 de abril de 2015, 22:03

    Buen artículo Pilar. Como dices, se quiere todo "aquí y ahora", por eso, desgraciadamente se busca el estado de "enamoramiento", confundiéndolo quizás.
    El amor requiere esfuerzo, que conlleva sufrimiento, transformándolo en alegría, satisfacción, unión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leti!! Qué ilusión tu comentario!! Efectivamente, el estado de enamoramiento permanente por desgracia es donde se quiere aposentar nuestra sociedad. Por eso no hay compromiso. El enamoramiento dura muy poco. Lo interesante de esto es saberse "re-enamorar" todos los días.

      Eliminar