Amar no es mirarse el uno al otro sino mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Sant Exupéry (autor de El Principito)

jueves, 19 de marzo de 2015

¡Gracias, Papá!

Está en camino de cumplir 70 años, y aprovecho el día de hoy para dar gracias a una de las personas que más he admirado y querido durante toda mi vida: mi padre.

Ahora, ya convertido en abuelo, quiero agradecerte tu valentía al comprometerte en un "proyecto de dos y más" con mamá, conociendo perfectamente que la vida matrimonial, al igual que todos los caminos de la vida que valen la pena, exigen sacrificio y trabajo, pero en el que también se puede ser feliz pues es un compromiso de amor.

Fuente: metroecuador.com.ec

Echando la vista atrás, te recuerdo como un trabajador incansable para sacar adelante a la familia. La casa siempre llena, de alumnos y exalumnos, de compañeros de profesión. Abrías la casa a todo aquél que precisara de un consejo, de ayuda o simplemente arropamiento porque venía de otro país.

Gracias por la fe y los valores que me transmitiste desde niña, con oraciones sencillas mientras me arropabas apretando bien las sábanas (algo que me encantaba).

Con tu simpatía y gran sentido del humor lograbas sacarme una sonrisa y a cualquiera que estuviera un rato contigo. Cómo se pasan las horas charlando a tu lado, escuchando "batallitas" y aprendiendo, o simplemente escuchándome y haciéndome razonar, especialmente en edades más complicadas.

Tu tiempo era mi tiempo. Después de largos viajes profesionales, aprovechabas cualquier instante para hacer planes, excursiones (¡cómo te gusta caminar!) o ver algún peliculón con un buen bol de palomitas.
Y también sacando tiempo de donde fuera para enseñarme "las restas con llevada" (¡qué paciencia tenías!), esperando hasta altas horas de la madrugada a que llegara de alguna fiesta o llevándome de viaje contigo para mimarme porque había tenido una mala noticia.

Recuerdo con emoción el día que te presenté al que es mi marido; o ese momento, con la puerta de la iglesia chirriando y abriéndose, con el pasillo de la iglesia frente a nosotros, en que compartimos la emoción de ver en mí iniciando lo que tú un día creaste con mamá: una nueva familia, un nuevo hogar.

Me encanta cuando dices, con el sentido del humor que te caracteriza, que "ser abuelo es paternidad irresponsable"; queriendo decir que el abuelo ya no educa propiamente (es tarea primordial de los padres), sino que disfruta de ver cómo se engrosa ese proyecto y dejas que también se te engrose el corazón.

¡Gracias, papá!

Y en un día como hoy, no me olvido de nuestro querido Papá Francisco, Padre de la Iglesia Católica.
Y por ello, quiero dejar este enlace sobre la catequesis que hizo sobre el significado de ser padre que me pareció  sencillamente espectacular.

¡Hasta pronto!

2 comentarios:

  1. Bravo! Sencillamente me ha llegado al corazón. Sigue así! Esperamos tus posts con ganas y open mind para releer tus posts y hacerlos vida.
    Simplemente Gracias

    ResponderEliminar